CARGANDO

Escribí para buscar

Artes Visuales

Cazandointeriores: Proyecto fotográfico de Alejandra Cabeza

«Cazandointeriores» es un proyecto de la artista plástica Alejandra Cabeza quien describe en este texto que publicamos a continuación, cómo fue el proceso y quiénes participaron del proyecto desarrollado durante los días de encierrro. El album cuenta con más de 2800 fotografías de artistas y aficionados, muchas de las cuales hemos seleccionado para ilustrar el trabajo colectivo.

Por Alejandra Cabeza

Esta idea se me ocurrió el 24 de marzo de 2020 a unos días del aislamiento por el Coronavirus como una salida al estado de bajón en el que sabía que podía caer. Una incipiente ansiedad comenzaba como un cosquilleo bajo la piel, parecido a la electricidad que obliga a entrar en un movimiento permanente como el que desarrollan los animales en cautiverio. En otras oportunidades que he tenido esta sensación he desarrollado variadas actividades, una de ellas es sacar fotos. Y fue lo que me puse a hacer!

Siempre me gustó sacar fotos. Es una especie de puerta. O ventana que conduce a otro espacio-tiempo.

Como decía me puse a sacar fotos de cosas y cositas, luces y momentos y mientras lo hacía pensaba: ¿Y qué hago con todo esto? No voy a estar mandándolas todo el tiempo como niña aburrida pero tampoco me gustaba la idea de no compartir esos estados o momentos. Se aproximaba una soledad muy larga y recordemos que soy artista visual y como tal no concibo una obra o hecho artístico sin otro al otro lado. Y al mismo tiempo pensé pero seguro que mucha gente está como yo! Y en ese mismo momento se armó en mi cabeza el plan.

Como para entretener a los que pudieran entrar en desolación o simplemente hacer algo distinto. Hacer algo que antes no hacías, al menos de esta manera nueva, te genera un desafío y curiosidad. Una ilusión a estrenar que te arranca o corre de la rutina y en este caso en particular de la incertidumbre y del monotema.

Un hilo conductor para empezar el día. Una conexión con algo nuevo y sorprendente.

Esto en parte lo aprendí y lo practicamos en mi familia: poner a alguien viejito o desocupado a hacer tareas nuevas y desconocidas, incluso favores extraños. Hace que esa persona se sienta activa y útil.

Además nada más hermoso que valorar lo que tenemos y descubrir la belleza de lo que nos rodea todos los días, mirados con otros ojos.

Asi empecé sin pensarlo mucho, mande la propuesta a gente amiga, conocida y a grupos de wasap. Y la respuesta fue inmediata y altamente sorprendente ya que en el mismo día se habían juntado unas 15 personas. En dos o tres días ya éramos unos 30. Todo fluyó con una facilidad inexplicable. Todo el mundo aceptó y respetó todo el tiempo las consignas:

-Es una cacería de imágenes de lo que tenemos en casa, ya sea adentro, en el patio o jardín.

-Todos supieron desde el comienzo que quizás habría desconocidos.

-No exponer intimidades ni abiertamente propiedades.

-Imágenes desde la mirada amorosa del ambiente en el que estoy.

-Solo comentar muy escuetamente alguna foto. Nunca ninguna cosa fuera de tema para no saturar.

-Te quedas el tiempo que gustes y te vas cuando quieras.

Algunas pocas personas se fueron porque se les explotaba el teléfono. Pero también se fueron sumando otras que lo pedían!

Al comienzo, por tres días, fue cacería de imágenes libres pero rápidamente el instinto me demostró que urgía hacer tareas o consignas diarias.

Durante 25 días consecutivos les di una tarea y por la tarde noche tras la nutritiva cacería, subía las fotos a mi facebook, como un rito amoroso, donde creé el álbum CAZANDOINTERIORES. Lo hice como pude, con mis herramientas y conocimientos ya que no tengo internet conectado a la compu y una muy débil señal prestada.

Después de esos 25 días de tareas diarias empezamos con la consigna de tareas semanales. Todos los viernes, al día de hoy, les asigno la tarea para el fin de semana que se prolonga tranquila y deliciosamente durante la semana. Ya muchos hemos retomado nuestras actividades pero la cuarentena sigue y la sensación de cautiverio también. A estas alturas ya tenemos en el álbum más de 2.800 fotos.

Antes de seguir contando me permito este paréntesis:

LA FOTOGRAFIA

Hoy descubrí el sentido y en qué radica el éxito de la fotografía. Esta viene siendo la demostración de que estuvimos en tal lugar y momento. Que fuimos testigos y quizá protagonistas de ese instante. De ese milisegundo irrepetible. Único momento en la línea de todos los tiempos. Ese chispazo de tiempo que quedara por siempre guardado en la retina, si es que tienen memoria las retinas. Seguro en algún recoveco del cerebro quedará por siempre esa imagen única.

La fotografía es el machete de la historia. Fija la fugacidad para que siempre siempre siempre puedas traerla al presente. Aún habiendo perdido las neuronas que lo atesoraban. No en vano en BLADE RUNNER, en la histórica escena casi final el replicante dice:

-Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He Visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhauser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

La fotografía no solo rescata el momento que puede ser olvidado. La fotografía nos salva de la muerte porque la verdadera muerte, a veces,  es el olvido.

Aquí van los nombres de estas buenas y resilientes personas que fueron capaces de mirar con cariño su entorno durante días de tanta vacilación y variados sentires. Todos poniendo lo mejor de sí para levantar. Nunca para abajo.

Claudia Marchi, Patricia Baldin, Lorena Baldin, Daniel Arcos, Raquel Zonzogni, Héctor González Di Carlo, Eloísa Cantú de Bianchi, Roberto Bianchi, Alejandra Rodón, Griselda Cabeza, Corina Cabeza, Adriana Tic, Blanca Vidal, Mónica Bazán, Cecilia Figueroa, Verónica Aguirre, Verónica Xamena, Agustina Beñacar, Soledad Acosta, Darío Braida, Maite Zabalza, Carli Prado, Alejandro Ramirez Millán, Enzo Vendemmia, Eugenia Videla, Sonia Suarez, Jennifer Ibarra, Gabriela Romero, Soledad Nadalich, Inés Lorello, Ivana Coletto, Carolina Donoso, Tamara Lopez Ferraggine, Adriana Sosa Bartony, Alejandra Cabeza.

Aclaremos además que hay de todas las edades y diversidad de actividades. Desde una niña de 13 años hasta una genia de 77! Tenemos médicas, diseñadores, artistas visuales, estudiantes, mamas, papas contadora, ing. agrónoma, veterinaria, tejedora, escenógrafa, ingenieris, arquitecto, docentes, comerciantes.

Además habemos de Mendoza y alrededores, Potrerillos, y otras provincias: Salta y Córdoba. Y España: Valencia, y de dos poblados de la Cataluña: Mataró y Santa María del Quirrol.

Este es el resultado de los días en fotos de un grupo de personas que pocos se conocen entre sí pero mucho tienen en común: seres humanos sobreviviendo en una tormenta con la mejor disposición y apertura de conciencia para sobrellevar con salud mental tanto desconcierto.

Eternamente agradecida por tanta buena disposición y apoyo incondicional y sobre todo agradecisima por la confianza y la entrega inocente y afectuosa a participar en algo tan sencillo y a la vez tan comprometido como lo es mostrarse en imágenes inesperadas y sorprendentes. Me han dejado pasmada de contentura.

Cada día una tarea distinta.

Para ver el álbum completo cliquear este link 

Más Capítulos